En Colombia el café es un cultivo que mueve la economía total de muchas zonas del país, más de 500.000 familias Colombianas dependen directamente de dicho cultivo, más un sin número de familias que indirectamente se ven beneficiadas por el café. El territorio montañoso en el cual se produce el café Colombiano, no permite la producción de este cultivo de manera industrializada, sin embargo, esto, que puede parecer una debilidad, ha sido su mayor fortaleza. La recolección de los granos se tiene que hacer manual, lo que le permite a los productores seleccionar solo los mejores granos, y gracias a ello es que el café Colombiano ha sido, está y seguirá posicionado, como uno de los mejores cafés del mundo.

Sin embargo, actualmente la producción de café en Colombia ha pasado por múltiples cambios por la presión dada tanto por el cambio climático como por las exigencias del mercado. En algunos países (Vietnam) es necesario aplicar agroquímicos a las plantaciones de café en una proporción mayor que en Colombia y en otros países (Norte de Brasil) debido a la reducida disponibilidad hídrica, los productores deben extraer agua del subsuelo para regar sus plantaciones, lo que ha llevado a modificar las condiciones tanto para sus pobladores como para la flora y la fauna de dichas regiones.

En respuesta a estas necesidades, la solución que han planteado los productores Colombianos, es producir que café orgánico y amigable con la fauna. Al dejar de utilizar agroquímicos, se recupera parte de la actividad de los organismos presentes en el suelo, se protegen todos los nacimientos de agua y además le permite a la fauna silvestre poder realizar de manera adecuada sus procesos naturales. Además de todo esto, desde siempre los cultivos de café en Colombia se han hecho bajo sombrío natural, pero en este momento, los productores están buscando que dicho sombrío no se preste por cualquier tipo de árbol, sino que los árboles que se tengan sean nativos de cada región, lo cual le permite a aves, reptiles, mamíferos, anfibios, insectos y demás grupos faunísticos de dichas zonas, contar con un cultivo diverso y amigable con todos ellos.

 

La producción de Café en Colombia está cambiando, todo ello con el fin de mejorar la calidad de vida de los caficultores, mejorar la calidad de vida de toda la fauna del país y ayudar a recuperar los suelos desgastados y proteger los recursos naturales de Colombia. Un café mejor, para un mundo mejor…

Sueños para un mejor futuro

Artículo redactado por Hugo Daniel Hernández

Sueños cafeteros

Contacto café azulejo