Beethoven se preparaba un café de 60 granos por día, mientras Voltaire bebía 50 tazas al día y vivió hasta los 83 años. Entonces, ¿la adicción al café no es tan mala  como la pintan?

“La cafeína no es una mala palabra”, “Es una sustancia natural, un pesticida que defiende a la planta de las bacterias. Se metaboliza casi completamente en el cuerpo.  Aunque es el componente más importante, no es el único: el café tiene más de 1.000 sustancias, entre vitaminas, minerales y otras. “Hoy podemos afirmar que no tiene riesgos para la salud. Hay mucha investigación científica que dice lo contrario y que, además, asegura que aporta beneficios”.

 

1. MEJORA LA ACTIVIDAD CEREBRAL

No es ningún secreto que el café sube la atención, mejora la concentración, acelera la reacción de la persona. Pero sólo el café con azúcar es capaz de convertirte en un pequeño genio durante un tiempo, porque es la combinación de cafeína y glucosa lo que activa las áreas deseadas del cerebro. Sin embargo, nunca bebas café con el estómago vacío: en este caso, la bebida tiene un efecto totalmente contrario.

2. SUBE LA PRESIÓN ARTERIAL

Una taza de café ayuda a luchar contra la presión arterial baja. Sin embargo, no es recomendable para las personas que sienten taquicardia después de beber una taza. A los hipertónicos, la costumbre de beber café no les hace daño porque el organismo, con el tiempo, se adapta a la bebida y deja de reaccionar subiendo la presión.

3. SUBE LA INMUNIDAD

Científicos de varios países descubrieron que el consumo de café reduce el riesgo de muerte prematura: cuantas más tazas al día bebas, menor es el riesgo. La cantidad óptima de las tazas es tres. Esto se debe a que el café cambia el funcionamiento del sistema inmune, haciéndolo más activo y saludable. También fortalece el hígado, el corazón y el tracto gastrointestinal

4. ALIVIA EL DOLOR DE CABEZA

La cafeína que se contiene en el café natural es capaz de combatir el dolor de cabeza y la migraña. Pero no puede sustituir los analgésicos. Los medicamentos especiales son más eficientes, porque tienen cafeína, la cual aumenta el efecto de las sustancias activas en un 40%.

5. ANTIESTRES Y ANTIDEPRESIVO

Puedes deshacerte del estrés gracias a la producción de dopamina y serotonina, que “provocan” el estado de buen ánimo. Tan sólo una taza de café o incluso nada más que su aroma te ayudará en una situación de estrés. Y la cafeína es uno de los estimulantes más comunes del sistema nervioso centra. Es justamente esto lo que no nos deja caer en una depresión. Sin embargo, este efecto de la cafeína sólo funciona con café: la cafeína del té, gaseosa o chocolate no es capaz de estimular los nervios con la misma fuerza.

6. MEJORA LA MEMORIA

Los mismos estimuladores y neurotransmisores con los que el café sube nuestro ánimo y eficiencia mejoran también nuestra memoria. Claro que esto no se aplica a la memoria a largo plazo. Pero ya es una buena noticia, porque inicialmente toda la información se guarda justo en la memoria a corto plazo y sólo una hora después, bajo las circunstancias perfectas, nuestros conocimientos “se graban” en la memoria a largo plazo.

7. BAJA DE PESO

Tus sueños se hacen realidad, porque el café de verdad te puede ayudar a mantener y a reducir tu peso. El nivel bajo de la hormona leptina en el organismo hace que almacenes la grasa, mientras que la cafeína sube su nivel en el organismo. Por lo mismo, los amantes del café no suben de peso tan rápido y el ejercicio para ellos resulta más eficiente.

Bonus 

Hay jabones a base de café. Su textura lo hace efectivo para suavizar las zonas ásperas de la piel y, por su poder desintoxicante, ayuda a tonificarla y darle más firmeza.