Colombia es un país localizado en la región tropical, con características que le permiten poseer gran diversidad de fauna, y de hecho es denominado “País Megadiverso” por su amplia diversidad en los diferentes grupos de animales (MAVDT, 2010). Colombia es el quinto país con mayor diversidad de reptiles del mundo, con 593 especies diferentes (Uetz, P. & Jirí Hošek (eds.), The Reptile Database 2015; Llanos-Mejía et al., 2010), quedando tan solo por detrás de Australia, México, Brasil e Indonesia. Estos animales que juegan un papel muy importante en el equilibrio del ecosistema tanto como depredadores (lo que las hace controladoras de plagas) y como presas de la cadena trófica

A pesar de toda esta riqueza con la que cuenta nuestro país, cada año la diversidad de la fauna se está viendo más y más amenazada, los cambios de uso del suelo, la deforestación de los bosques tropicales, el incremento de los asentamientos humanos, la cacería y los monocultivos, que por error el campesino cree que son los más productivos, son las principales razones por las que la fauna se ve tan lastimada en Colombia.

En este duro camino, por buscar un equilibrio entre la productividad de cultivos y el cuidado del medio ambiente, el cultivo de café en Colombia, es uno de los pocos cultivos que se encuentra más cerca a contribuir tanto al bienestar del humano, como al bienestar de los ecosistemas. Los reptiles, junto a los anuros, son el grupo de animales que más se ven afectados por los cambios de su ecosistema, por lo cual se consideran indicadores de intervención y contaminación causada por el ser humano. Por esta razón, cafetales certificados como orgánicos y también con el sello Rain Forest, como son algunos cafetales del municipio de Dolores, en donde se produce Café Azulejo, son cultivos que tienen una alternativa amigable no solo con los reptiles, sino con las aves, anuros, mamíferos, mariposas y muchos más grupos faunísticos de la región.

Y así, de manera recíproca, mientras estos cafetales contribuyen al cuidado de los reptiles, estos animales contribuyen al control de muchas de las plagas que se encuentran en estos mismos cultivos. Lagartos del genero Anolis, son los principales reptiles que presentan en su dieta a los escarabajos que producen la broca, de tal manera, se estipula que en los cafetales en donde se encuentran ellos, la calidad del café es mucho más alta; entre los reptiles también se encuentran las serpientes, un grupo de escamados sin patas, que por su parte contribuyen al control de plagas que afectan de manera directa al hombre, como lo son roedores portadores de enfermedades. Los beneficios que nuestros cultivos de café orgánico le brindan a los reptiles y la manera en que los reptiles contribuyen al bienestar de nuestros cafetales y a nuestros hogares, los hace ser nuestros CAFETEROS CON ESCAMAS

Artículo redactado por Hugo Daniel Hernández (Miembro equipo café Azulejo – Biólogo Universidad del Tolima)