Algo más que basura

Algo más que basura

La humanidad tiende a desperdiciar mucho, y aunque esta frase generalmente nos
ubica en el hecho de que consumimos muchos productos que al final producen
basura, la verdad es que esto es inevitable, y lo que realmente deberíamos buscar
hacer, es tener alternativas que nos permitan reutilizar las cosas que vemos como
simplemente “basura”


En las grandes y pequeñas ciudades se producen demasiados empaques, papeles,
plásticos y demás cosas producto de la industrialización de algunos productos, sin
embargo en el campo es otro el panorama. Los campesinos colombianos tienen
acceso a alimentos directamente producidos en sus terrenos, lo que hace que en su
mayoría los residuos que se generan son orgánicos.
Es así como hoy, 17 de mayo de 2018, en el “DÍA DEL RECICLAJE” queremos hacer
un llamado a la reutilización, las cosas que tenemos no siempre generan basura,
tenemos que ver más allá de la basura, tenemos que incentivar en nuestro campo la
actividad de almacenar los residuos orgánicos (cascaras de vegetal, restos de
alimentos, desechos digestivos de animales domésticos, etc.) aparte de los demás
desechos, aprender a realizar compostajes domésticos, que le permitan tener a
nuestros campesinos un abono natural, limpio y seguro, para que ellos consuman
alimentos más sanos, y además produzcan alimentos más sanos, los cuales van a
parar en los hogares de toda Colombia y del mundo.
Café Azulejo cree en el campo, cree en la reutilización de las cosas, cree que los
campesinos pueden dar el ejemplo a las ciudades, y cree que así tendremos un
mundo mejor.

Artículo redactado por: Hugo Daniel Hernández – Biólogo equipo café Azulejo

No juzgues un ave por sus plumas

No juzgues un ave por sus plumas

NO JUZGUES  UN AVE POR SUS PLUMAS

Muy frecuentemente escuchamos la frase “No juzgues un libro por su portada”, sin embargo al momento de encontrarnos con otros objetos nuestros diferentes estándares de belleza tienen a sobreponerse a otros aspectos y nos hacen olvidar esta frase. Este es el caso especial de los chulos (Coragyps atratus), un ave que desde su comienzo fue visto con ojos erróneos; desde su bautizo, ya que la etimología de su nombre científico significa BUITRE VESTIDO DE LUTO, pasando por sus lugares de anidación, ubicados en cavernas, grietas en el suelo o casas abandonadas, y terminando con sus hábitos alimenticios basados en la alimentación de cuerpos en descomposición (Carroñeros), tienden a dar una mala imagen ante la mayoría de la población humana.

Sin embargo, estos peculiares animales, son mucho más que eso, son unas de las aves que mejor han aprendido a aprovechar las corrientes de aire caliente, para elevarse a gran altura y así poder planear durante horas en lentos círculos y espirales, para evitar gastar la energía de sus músculos; son uno de los animales con mejor olfato en el reino animal, ya que su nariz se ha adaptado para detectar la menor cantidad de partículas desprendidas por un cuerpo en descomposición, logrando olfatear su alimento en tierra, estando a cualquier altura en vuelo; y sumado a estas maravillosas adaptaciones, la importancia que juegan es vital para el ser humano, ya que juegan un papel de recicladores de materia, alimentándose de muchos animales que de no ser eliminados de un área podrían generar múltiples enfermedades para los seres humanos.

Un dato no menor, pero sin embargo melancólico sobre los Chulos, es que al momento de tener varias crías, una madre es obligada a tomar muchas veces una decisión que un humano no lograría hacer. Si el alimento está escaso, y estas aves sufren alguna presión de desplazamiento, muchas veces causada por el hombre, la madre se ve forzada a sacrificar alguno de sus polluelos, con el fin de que sus demás crías puedan tener las fuerzas necesarias para emprender vuelo a su lado.

En nuestras fincas cafeteras, se generan cada año toneladas de carroña de las que su incineración implica un alto costo energético, económico y ambiental derivado de la emisión de gases contaminantes y la imposibilidad del reciclaje natural de estos nutrientes por parte de la fauna salvaje.

Historias tristes, decisiones duras, adaptaciones increíbles, cualidades de superhéroes, trabajos sucios y un sinfín de cualidades, se encuentran recopiladas en estos animales, allá, en el fondo, por debajo de sus plumas, allá en donde todos los humanos debemos mirar, en el corazón de todos los seres vivos.

CAFÉ AZULEJO, PROTEGIENDO A TODOS LOS SERES VIVOS DE NUESTRA TIERRA.

Artículo redactado por: Hugo Daniel Hernández

Biólogo-  Proyecto Café Azulejo.

Cafeteros con Escamas

Cafeteros con Escamas

Colombia es un país localizado en la región tropical, con características que le permiten poseer gran diversidad de fauna, y de hecho es denominado “País Megadiverso” por su amplia diversidad en los diferentes grupos de animales (MAVDT, 2010). Colombia es el quinto país con mayor diversidad de reptiles del mundo, con 593 especies diferentes (Uetz, P. & Jirí Hošek (eds.), The Reptile Database 2015; Llanos-Mejía et al., 2010), quedando tan solo por detrás de Australia, México, Brasil e Indonesia. Estos animales que juegan un papel muy importante en el equilibrio del ecosistema tanto como depredadores (lo que las hace controladoras de plagas) y como presas de la cadena trófica

A pesar de toda esta riqueza con la que cuenta nuestro país, cada año la diversidad de la fauna se está viendo más y más amenazada, los cambios de uso del suelo, la deforestación de los bosques tropicales, el incremento de los asentamientos humanos, la cacería y los monocultivos, que por error el campesino cree que son los más productivos, son las principales razones por las que la fauna se ve tan lastimada en Colombia.

En este duro camino, por buscar un equilibrio entre la productividad de cultivos y el cuidado del medio ambiente, el cultivo de café en Colombia, es uno de los pocos cultivos que se encuentra más cerca a contribuir tanto al bienestar del humano, como al bienestar de los ecosistemas. Los reptiles, junto a los anuros, son el grupo de animales que más se ven afectados por los cambios de su ecosistema, por lo cual se consideran indicadores de intervención y contaminación causada por el ser humano. Por esta razón, cafetales certificados como orgánicos y también con el sello Rain Forest, como son algunos cafetales del municipio de Dolores, en donde se produce Café Azulejo, son cultivos que tienen una alternativa amigable no solo con los reptiles, sino con las aves, anuros, mamíferos, mariposas y muchos más grupos faunísticos de la región.

Y así, de manera recíproca, mientras estos cafetales contribuyen al cuidado de los reptiles, estos animales contribuyen al control de muchas de las plagas que se encuentran en estos mismos cultivos. Lagartos del genero Anolis, son los principales reptiles que presentan en su dieta a los escarabajos que producen la broca, de tal manera, se estipula que en los cafetales en donde se encuentran ellos, la calidad del café es mucho más alta; entre los reptiles también se encuentran las serpientes, un grupo de escamados sin patas, que por su parte contribuyen al control de plagas que afectan de manera directa al hombre, como lo son roedores portadores de enfermedades. Los beneficios que nuestros cultivos de café orgánico le brindan a los reptiles y la manera en que los reptiles contribuyen al bienestar de nuestros cafetales y a nuestros hogares, los hace ser nuestros CAFETEROS CON ESCAMAS

Artículo redactado por Hugo Daniel Hernández (Miembro equipo café Azulejo – Biólogo Universidad del Tolima)

Las orquídeas y su importancia en nuestros cafetales

Las orquídeas y su importancia en nuestros cafetales

Las orquídeas son una maravilla, realmente son una de las flores más hermosas de la naturaleza, y no sólo por su exótica belleza, sino por toda su estructura que representa toda una obra de arte. Tienen tanta importancia  en los países de Centro América, Sur América y el Caribe que  muchos de ellos eligieron orquídeas como flor nacional:  De Colombia la Cattleya trianae, de Venezuela la Cattleya mossiae, de Costa Rica la Cattleya skinneri  y  de Panamá la Peristeria elata (Flor del Espíritu Santo), de Honduras la Rhyncholaelia digbyana (Brassavola) de Guatemala el Lycaste virginalis (monja blanca) de Belice la Encyclia cochleata. Es muy común verlas en nuestros caminos y fincas de Dolores Tolima.

1. Ofrecen refugio a muchos animales, que viven alrededor de sus raíces  – especiamente hormigas. También, pequeñas serpientes, ranas, y pájaros. Todos estos animales los vemos en nuestros cafetales de nuestras fincas de Dolores Tolima.
2. Las flores de la mitad de las especies de orquideas ofrecen nectar a abejas, moscas, mariposas, palomillas y colibries, a cambio del servicio de polinización que ofrecen estos organismos.
3. Algunas orquideas ofrecen gotas de fragancias a machos de las abejas verdes y doradas (las Euglossinas), para que se perfumen y puedan atraer a las hembras.

  1. Las orquideas conviven con, y dan refugio a, muchos microorganismos, como hongos y bacterias.
  2. Las raices y estructuras de las orquideas y otras epifitas atrapan hojarasca y otro material organico (cadaveres y excremento de insectos y animales, restos de plantas viejas etc.), y lo mantienen allí arriba en las copas de los árboles, como otro piso de tierra per arriba. De allí se alimentan las enredaderas y otras epifitas. Y de todas estas plantas se alimentan las poplaciones de reptiles, mamiferos (especialmente monos y murcielagos) y pajaros que se alimentan de sus hojas, flores y semillas. Asi se mantiene la riqueza y diversidad de organismos que conviven en las copas de los árboles en las fincas de nuestra región.

Las aves y nuestro café

Las aves y nuestro café

La preservación de la biodiversidad, en la actualidad, es un tema priorizado en todo el mundo, ya que involucra los valores ecológicos, sociales y culturales de las generaciones futuras. Dentro de los principales grupos a conservar en Colombia, están las aves, que es un grupo representado por más de 1750 especies en nuestro territorio, y que además, el pasado 13 de Mayo, en el Gran Día Mundial de Observación de Aves o “Global Big Day”, ubico a nuestro país en el puesto número uno, con un registro de más 1.400 aves reportadas, y por encima de Perú, Ecuador y Brasil.

Los cultivos de café bajo sombra, favorecen en cierto modo la conservación del ecosistema, ya que no desplaza por completo el bioma en el que se encuentra, sino que reemplaza a algunas de los individuos del sotobosque presente en las áreas. Así es como ornitólogos como Martínez y Petters, en 1996, reportan entre 136 y 184 especies de aves presentes en los cultivos de café bajo sombra de centro américa, mientras que en cultivos de café a cielo abierto se reportan escasamente entre 6 y 12 especies. En datos de este milenio, CONABIO ha informado la existencia de 273 especies reportadas de aves presentes en los cafetales, de las cuales 92 están consideradas por la NOM-059-ECOL-1994 como especies protegidas, amenazadas, raras, o en peligro de extinción.

Por su parte, en Colombia, el país con mayor diversidad de aves en el mundo, ha registrado en la actualidad 280 especies de aves presentes en los cafetales que se cultivan bajo sombra, lo que representa cerca de un 16% de toda la diversidad de aves presentes en el país.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), clasificó a la región de los andes del norte entre los 200 sitios prioritarios para la conservación de la biodiversidad global, y es allí donde cultivos como el café bajo sombra, son el mejor ejemplo de un equilibrio entre la producción y el cuidado del medio ambiente. El café ecológico, amigable no solo con las aves, sino con todos los grupos faunísticos y que se trabaja de manera orgánica, es el futuro de nuestros campesinos, el futuro de nuestra biodiversidad y el futuro de nuestras generaciones.

Hugo Daniel Hernández Trujillo

Biólogo / Miembro Café Azulejo

Autor / Colaboración

Contáctenos

Contacta café azulejo

El maltrato  animal para producir el café más caro del mundo- El fin no justifica los medios.

El maltrato animal para producir el café más caro del mundo- El fin no justifica los medios.

El café más caro del mundo, el Kopi Luwak, se vende en cafeterías de Nueva York por 70 dólares la taza en un restaurante (Doscientos diez mil pesos Colombianos) , y la clave del precio, según expertos, está en su origen: los excrementos de la civeta, un mamífero de apariencia felina.  La  CIVETA  tiene la cola larga como los monos, marcas faciales semejantes a las de un mapache y el cuerpo cubierto de franjas o manchas. Desempeña una función importante en la cadena alimentaria, pues se alimenta de insectos y reptiles  y frutas como los grano del café  y mangos, y a su vez, es alimento de leopardos, serpientes y cocodrilos.

Querido por su aroma  con reminiscencias terrosas y su suave sabor, el Kopi Luwak proviene de las semillas de café que han sido ingeridas y defecadas  por ese animal que habita en las selvas asiáticas.  Las semillas se recogen luego manualmente de las heces, se seleccionan y limpian cuidadosamente, y se tuestan como cualquier otro grano de café. Este proceso, que comenzó como algo primitivo y ha terminado por llegar  a los gustos más sofisticados, tiene lugar en las islas indonesias de Sumatra, Java y Sulawesi, así como en Filipinas, Vietnam y algunas zonas del sur de la India. El Kopi Luwak se vende principalmente en Japón, pero en Estados Unidos son cada vez más los restaurantes que lo sirven. Los amantes de lo exótico ya lo compran por entre 150 y 300 dólares la libra (454 gramos) a través de sitios especializados de internet, que lo describen, como ningún otro café.

Más allá del curioso recorrido de los granos de café antes de ser tostados, la parte menos divertida de la historia tiene que ver con la civeta. Aunque tradicionalmente ha vivido en libertad y tocaba recolectar sus codiciados excrementos repletos de granos de café, las granjas de civetas en las que estos pequeños mamíferos malviven se han convertido en algo habitual en la producción de este café. Algo que llevan años denunciando diversas organizaciones (Wildlife Conservation Research Unit – World Animal Protection)  y las condiciones que se han visto no dejan lugar a las dudas del sufrimiento de estos animales.

Condiciones de cautiverio (Conejeras), animales intoxicados por el exceso de cafeína, pisos de alambre, agua no potable, ruido de los visitantes ya que son animales nocturnos, desnutrición entre otros por su dieta sólo a base de café.

¿La solución? Aunque podamos permitirnos este pequeño capricho cafetero, los expertos -y el sentido común- animan a evitarlo. Seguro que hay cafés igual de buenos -o más- y menos crueles. El fin no justifica los medios.